30 DE JULIO. Ayudar a todas las víctimas de la trata, sin dejar a nadie atrás

30 DE JULIO. Ayudar a todas las víctimas de la trata, sin dejar a nadie atrás

1 de julio de 2024

Una de las injusticias por las que siempre levantaré la voz para exigir justicia es el alto a la violencia contra las mujeres, y la Trata de Personas es una de ellas.

Los principales objetivos de los traficantes son las personas que no gozan de un estatus legal, que viven en la pobreza, que tienen un acceso limitado a la educación, a la atención sanitaria o a un trabajo digno, que sufren discriminación, violencia o abusos, o que proceden de comunidades marginadas. 

En el contexto de la trata de personas, dejar atrás a las personas significa:

  1. No poner fin a la explotación de las víctimas de trata.
  2. No apoyar a las víctimas supervivientes una vez liberadas de sus traficantes.
  3. Dejar a determinados grupos vulnerables ante los traficantes.

Debemos sensibilizar a todo el mundo sobre el tema de la trata de personas y dirigir así la atención hacia quienes pueden marcar la diferencia en términos de cambio de políticas y gestión de recursos nacionales para reforzar las medidas de prevención, mejorar la identificación de las víctimas, aumentar el apoyo a los supervivientes y acabar con la impunidad.

Explotación sexual, trabajo forzado, esclavitud 

El tráfico de personas es un grave delito y una grave violación de los derechos humanos. Cada año, miles de mujeres, niñas y niños caen en las manos de traficantes, en sus propios países y en el extranjero. Prácticamente todos los países del mundo están afectados por el tráfico.

La trata de personas ha superado ya, en su impacto y capacidad de daño social, al tráfico de armas, y se ha posicionado como el segundo proveedor de recursos económicos de la delincuencia organizada en el mundo. México no es la excepción.

Los retos son enormes. Lo sabemos y estamos dispuestas a enfrentarlos. Necesitamos un enorme esfuerzo común para negarnos a ser parte de la trata de personas. Negarnos a cerrar los ojos. Negarnos a participar en el sufrimiento de otras personas. Negarnos a comerciar con el dolor de otros seres humanos. Negarnos a ser indiferentes.   

Porque la palabra que hoy México quiere empeñar, el compromiso que asume es NO A LA TRATA DE PERSONAS.

No se trata de restringir actividades comerciales o criminalizar consumo, mendicidad o trabajo precario, de lo que se trata es de respetar y hacer que se respete el más alto valor de la condición humana: la dignidad.

En México principalmente este delito se incrementa en destinos donde se practica la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes en el sector/contexto de los viajes y el turismo, tales como lugares de playa y ciudades fronterizas.

El Gobierno de México no cuenta con una política pública preventiva que haga frente a esta problemática desde sus causas estructurales. 

Las acciones de prevención implementadas se han dirigido esencialmente a la difusión de información mediante múltiples y variadas campañas, dejando de lado aspectos indispensables como la implementación de los modelos que permitan combatir dichas causas que generen las condiciones señaladas, frente a los delitos en materia de trata de personas. 

Aún y cuando existen mecanismos que pueden permitir el desarrollo de acciones para prevenir, combatir y sancionar la trata de personas de forma coordinada, en México se carece de una política de estado para hacer frente a este delito y evitar que siga expandiéndose

La Campaña Corazón Azul

Fue desarrollada por Naciones Unidas con el objetivo de crear conciencia en todo el mundo sobre la trata de personas y su impacto en las personas y la sociedad.  La Campaña Corazón Azul fomenta la participación de los gobiernos, la sociedad civil, el sector empresarial y los individuos para inspirar acciones y ayudar a prevenir la trata de personas.

El Corazón Azul representa la tristeza de quienes sufren la trata, al tiempo que nos recuerda la insensibilidad de aquellos que compran y venden a otros seres humanos.

Logo corazón azul

Cómo ayudas la Campaña de Corazón Azul a las víctimas.

La Campaña Corazón Azul también está creando conciencia sobre la trata de personas a través de las historias de las víctimas y tratando así de prevenir nuevos casos y recaudar fondos para las víctimas.  

Todos los ingresos de la Campaña Corazón Azul se destinan al Fondo Fiduciario de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niños. 

El Fondo Fiduciario brinda asistencia y protección vitales a las víctimas de la trata a través de una red de organizaciones especializadas en todo el mundo.